¿Quiénes Somos?

Comunidad Cristiana Sendas Antiguas nace el 14 de Abril del 2013 con el firme propósito de dar la Gloria a Dios a través de enseñar y edificar al Cuerpo de Cristo en los fundamentos revelados de la Palabra que el Espíritu Santo inspiró. Doctrinalmente se conduce como Congregación Bíblica ó Fundamentalista, por lo que no tiene ninguna denominación sino que basa su doctrina en el cristianismo histórico.

¿En qué creemos?

1.- La Biblia es la Palabra inspirada por Dios, por tanto, es la Palabra de Dios en sí misma, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, excluyendo los libros apócrifos ó deuterocanónicos. La Palabra de Dios es infalible, y es regla suficiente de fe y práctica – Sola Scriptura. 2 Timoteo 3: 16 2 Pedro 1: 19-21

2.- Dios es uno, revelado en Tres Personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Deuteronomio. 6: 4 Mateo 28: 19 2 Corintios 13: 14 Isaías 6: 3 Mateo 12: 32 Mateo 3: 16, 17

3.- Jesucristo venció en la cruz y por medio de su resurrección al enemigo de nuestras almas Satanás, a los demonios, al pecado y la muerte para siempre. Convirtiéndose en autor de eterna salvación para aquellos que por medio de él se acercan a Dios y le obedecen. Colosenses 2:15 1 Corintios 15. 53-57 Hebreos 5:9 Apocalipsis 1:18

Pastor Joe Owen
Pastor Carlos García
Aniversario
Sendas Antiguas 3 años
Reuniones y Horarios

Reunión de Oración Lunes 8:00 p.m.

Escuela Biblica Miercoles 7:15 p.m.

Culto General Domingo 9:00 a.m.

Calle Fco. Glez Bocanegra 102, casi esquina Callejon del 57, Col. Tepeyac, Tulancingo Hgo.

Estas cinco frases representan el corazón de la teología reformada, y nos dan el resúmen de verdades no negociables del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. La fortaleza de cualquier iglesia depende de las verdades que la sustentan, y de ahí que toda iglesia bíblica necesite no solo abrazar estos principios, sino también proclamarlos de una manera que garantice que estos sean pasados a las siguientes generaciones.

La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios puede regular la vida del creyente (Gálatas 1:6-10; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:3).

La salvación se encuentra solo en Cristo, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Hechos 4:12).

La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8).

La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir (Efesios 2:8-9, Romanos 3:28).

El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter (Efesios 1:4-6; 1 Pedro 2:9).